K Beauty, ¿por qué?, ¿cómo?, ¿cuál es mi tipo de piel?

Si estás aquí es porque ya sabes sobre la existencia del K beauty, y para nosotros, no es sorprendente que cada día crezca más el conocimiento hacia los productos de belleza coreanos.

¿Por qué se ha vuelto tan popular? En Corea del Sur, desde hace varias generaciones la gente se preocupa mucho por el cuidado de la piel, la prevención de arrugas, acné y enfermedades, y honestamente, se nota. No es ningún secreto que allá es normal que la gente tenga la piel suave, brillante y libre de imperfecciones, y lo han logrado haciendo de una rutina de prevención, costumbre.

Los productos funcionan porque las compañías se dedican a hacer varias investigaciones durante años en pieles sensibles sobre los ingredientes y las mezclas de estos.

Como con todo, debe de haber constancia en la utilización de estos productos, pero no tienes que hacer obligatoriamente los diez pasos de la rutina para que funcionen en tu piel y sus necesidades, se trata de que encuentres los productos que te ayuden y complementarlos de la manera y en el orden correctos. Hay productos dentro de los diez pasos que se usan una o dos veces por semana, y otros que puedes llegar a usar una vez al mes, todo depende de ti y los resultados que quieras ver en tu piel.

¿Cómo sé qué tipo de piel tengo y qué ingredientes son adecuados para esta?

Para hacer la prueba, debes de lavar tu cara con el limpiador que utilizas normalmente y no agregar ningún producto durante 30-60 minutos, dependiendo de tu tipo de piel, quizás puedas saberlo antes o después, así que tómate el tiempo necesario para esto.

  • Normal: Tu piel no tiene exceso de sebo ni falta de humectación, rara vez tienes algún problema con granitos y el cuidado que le das es poco porque se mantiene casi sola.

  • Mixta: Tienes partes secas en la piel y partes grasas, puede que regularmente tengas acné en ciertas zonas, normalmente la diferencia se nota de la zona T al resto de la cara, pero puede variar ya que todos somos distintos.

  • Grasa: La mayor parte de tu piel, si no es que toda, tiene exceso de sebo, se siente aceitosa y es normal que tiendas a tener acné.

  • Seca: Tu piel se siente estirada y puede llegar a darte comezón y ser un poco escamosa por temporadas o cuando no estás utilizando ningún producto humectante.

Ahora que estás familiarizado con todos los productos, sus funciones, tu tipo de piel, y el orden en la que deben ser empleados, puedes comenzar a establecer una rutina con ingredientes que funcionen para ti y decidir qué pasos son esenciales.

En Noona encontrarás divisiones de los productos para cada tipo de piel y con ganas de mejorar y constancia, te aseguramos que verás resultados.

(Todos los productos son aptos para piel normal)